KAFKAS (de Luis Gusmán), por Diego Gentile

KAFKAS
de Luis Gusmán
Edhasa, 2014
por Diego Gentile



Luis Gusmán retrata en Kafkas, un Franz Kafka íntimo, sin que por eso este libro se trate de una biografía, y mucho menos una ficción novelada. Gusmán trabaja con cartas, textos y diarios del autor de Praga, y lo hace partiendo de una “inutilidad”, según él mismo señala en una entrevista: la que Deleuze y Guattari sostienen que resulta de preguntarse quién es K, el personaje de sus principales novelas (El Castillo, El Proceso)


Las tres partes en las cuales está dividido el texto son El Escritor, Sus Papeles y El Artista. Son partes (o capítulos) breves, de alrededor de 30 carillas cada una, en las cuales Gusmán parece sacar máximo provecho de las fuentes consultadas y de su poder de análisis. De esa forma, por ejemplo, paseamos entre la noción de la K de esos personajes puede ser tanto de Kierkeegard como del propio apellido, pero teniendo en cuenta las diferentes representaciones de esa inicial (en Kierkegaard, la existencia; en Kafka, el anonimato), esa K es del otro Kafka. Porque parece que hubiera dos Kafkas, dos existencias paralelas que se anulan a la vez que se refuerzan. 

También vemos la influencia que ejerció un autor tan disímil en su obra con respecto a la de Kafka como se pudiera uno imaginar: Goethe. Kafka admira tanto a Goethe que hay una entrada en su diario donde sostiene que no puede leer a Goethe sin apartarse él mismo de la escritura. La parálisis ante el genio que parece no poder ser superado. Además, Goethe era, en sí mismo, la misma lengua alemana, idioma que Kafka elige para su literatura. ¿Cuánto ganó y cuánto perdió escribiendo en alemán? Gusmán lo trata en “Una literatura de gitanos”, una de las secciones de la tercera parte del libro. 

Un autor tan complejo y a la vez tan “fácil” de leer (su prosa es llana, despojada, a pesar de lo denso como atributo) necesita a otros autores para reinterpretarlo y analizarlo. Así como Borges ayudó a ubicar en el mapa literario a un autor tan particular como Kafka en su ensayo “Kafka y sus precursores”, Kafkas, de Luis Gusmán, ayuda a entenderlo un poco más, y también a disfrutarlo.


HONGOS DE YUGGOTH (de H.P.Lovecraft), por Damián Lorenzo

HONGOS DE YUGGOTH
de H.P.Lovecraft
Diada, 2014
por Damián Lorenzo



Hongos de Yuggoth es la recopilación poética de H.P.Lovecraft, autor de cuentos y nouvelles de terror y ficción. Su obra poética no era da fácil acceso al lector común, y este volumen satisface los requerimientos de los lectores seguidores de Lovecraft.

La primera sección, llamada como se titula el libro, Hongos de Yuggoth , es una pequeña colección de 36 sonetos de "terror cósmico" (denominación creada por el propio autor) que H. P. Lovecraft escribió, en su mayoría, entre el 27 de Diciembre de 1929 y el 4 de Enero de 1930. Algunos de estos sonetos aparecieron individualmente en la revista Weird Tales y otras por el estilo (o sea: revistas pulp, con papel de baja calidad y escritos de diferente valía, siempre siendo de género terror o policial).

Los primeros tres poemas en la secuencia son relativos a un sujeto que obtiene un libro antiguo de conocimientos esotéricos que parece permitir que uno viaje a realidades paralelas o a extrañas partes del universo. Los siguientes poemas se ocupan de una atmósfera de horror cósmico, o crean una sensación de vernos excluidos de nuestra felicidad primitiva, y no se caracterizan por tener una fuerte línea narrativa, sino son más bien imagenes oníricas y fantasmales, descripciones oscuras como Lovecraft acostumbraba a introducir en sus relatos.

La segunda parte, de nombre 'Poemas fantásticos', tiene 16 poemas independientes. 

Con una o dos excepciones, los poemas finales buscan explicar las circunstancias de la sensación de alienación del narrador en el presente. En lugar de ser visiones por sí mismas, estos poemas actúan como un comentario sobre su origen.

Es una edición muy completa, ya que incluye tanto el poema original como su traducción, con lo que se pueden comparar ambas versiones. Es un libro infaltable en la biblioteca del lector de terror o de ciencia ficción.

EN MEDIO DE NINGUNA PARTE (de J.M.Coetzee), por María Vilarullo

EN MEDIO DE NINGUNA PARTE
de J.M.Coetzee
Mondadori, 2013
por María Vilarullo





En una remota granja ubicada en Sudáfrica, la protagonista En medio de ninguna parte, feroz y pasional novela de J. M. Coetzee, oficia de expetadora de la vida de la que fue excluída. Ignorada por su padre frío e insensible, quien es temido por sus sirvientes, ella es, en cambio, una mujer ácida e inteligente cuya mansedumbre disfraza una desesperada resolución de no convertirse en “una de las olvidadas por la historia”. En el momento en que su padre toma a una de sus sirvientes como amante, esa resolución precipita un acto de venganza que sugiere una reacción química entre el colonizador y el colonizado - y entre las nostalgias europeas y la inmensidad y soledad del África.

Una historia contada en una prosa tan febrilmente rica como la de William Faulkner, este libro es una obra de un irresistible poder. Con gran seguridad y certero ojo, J. M. Coetzee ha tranformado el romance familiar en una experiencia colonial.

En medio de ninguna parte es la historia de una mujer a quien la historia ha abandonado, pero el libro en sí mismo no la abandona en su travesía al interior de la psique. Impactante, desafiante y perturbadora, esta es una de las exploraciones más tempranas de Coetzee (fue su segunda novela) dentro de las redes de la opresión sexual y racial que inundo a Sudáfrica durante el dominio colonial.

LA EXCEPCIÓN (de Audur Ava Ólafsdóttir), por Gimena Barca

LA EXCEPCIÓN
de Audur Ava Ólafsdóttir
Alfaguara, 2014
por Gimena Barca



La excepción de la impronunciable autora islandesa Audur Ava Ólafsdóttir (narradora, poeta y dramaturga, quizá de las autoras de su nacionalidad con más proyección al mundo), trata sobre del matrimonio a todas luces perfecto de María, hasta que en una Navidad el marido, que es matemático y lo más parecido a la pareja ideal, le confiesa que está enamorado de otro hombre. Esta declaración deja a María tambaleando, con una nueva realidad y un futuro algo impredecible (es madre de dos gemelos de dos años y medio). Sumado a esto, repentinamente aparece su padre biológico, y el estado de fragilidad de María se acentúa. 

María entonces encuentra ayuda en Perla, una vecina muy particular, que es consejera matrimonial y también escribe novelas policiales. En las charlas con Perla María va encontrando el apoyo psicológico que necesita y a la vez va encontrando el nuevo rumbo de su vida. Estos encuentros sirven a la autora para dejar reflexiones al lector, sobre la vida, el amor, la pareja. 

Resulta conmovedor descubrir, conjuntamente con María, que su matrimonio no era exactamente lo que ella creía que era. En parte espejismo en parte miopía emocional, María vivía otra realidad. En un momento, ante el vacío que encuentra en su nueva realidad María, su (ex) marido le dice que él creía que ella tenía su propia vida. Ella le responde “Pero yo estaba casada contigo” De situaciones así está plagada la historia. 

La excepción también podría llamarse “Lo impredecible”, ya que ese parece ser el eje sobre el que gira la novela. Es tan impredecible lo que va a suceder capítulo a capítulo (el libro está organizado por capítulos breves, de dos o tres páginas) como lo es la vida real, idea que queda flotando al terminar de leer y cerrar el libro.

HISTORIA DE ROQUE REY (de Ricardo Romero), por Pablo Ariel Varela

HISTORIA DE ROQUE REY
de Ricardo Romero
Eterna Cadencia, 2014
por Pablo Ariel Varela



¿Cómo debería ser reseñado un libro de esos que, por diferentes motivos, destacan del promedio del escenario literario actual? Historia de Roque Rey, de Ricardo Romero (Entre Ríos, 1976), editado por Eterna Cadencia, es una novela de más de quinientas páginas en un panorama literario donde las novelas de autores de su generación no suelen superar las doscientas. Historia de Roque Rey, en ese aspecto, parece una novela escrita en otra época, con otros paradigmas literarios de los de hoy día.

Deudora de autores nacionales como Haroldo Conti y Daniel Moyano, también lo es de Alejandro Dumas, Charles Dickens, y esos autores de páginas y páginas que contaban muchas historias en una. Leer Historia de Roque Rey es adentrarse en un mundo conocido y a la vez fantástico, y, más importante aún, es acompañar a un personaje que con el correr de las páginas se convertirá en un compañero, un par.

Todo pareciera empezar la noche en que Roque decide calzarse los zapatos nuevos de su tío recién muerto y salir a caminar el mundo, la vida. En ese escapar de sus raíces y hacer su propio futuro, hay un devenir que podría entenderse como una búsqueda. Sin embargo, el personaje de Roque Rey no parece estar buscando nada en particular, solamente viviendo. Sin padre y abandonado al cuidado de sus tíos por su madre, Roque no está resentido, pero quizá sí existe una falta pausible de ser completada por medio de la experiencia.

Otra forma válida de leer Historia de Roque Rey es por medio de lo que cuenta de refilón, sin poner el cuerpo del todo, a veces como al descuido. Y eso que cuenta esquivamente y con distancia, es nada más ni nada menos que la historia de nuestro país en los últimos treinta y pico de años. El Peronismo (tema que parece exasperantemente inevitable en las nuevas camadas de autores nacionales) en sus orígenes e imaginario (sindicalismo, marginados, etc) y en su final (muerte de Perón), los años de plomo (en ese entonces Roque Rey trabaja en la morgue judicial), el principio de los ochenta y Malvinas, con todo lo que esa guerra significó, la democracia, los noventas, la frivolidad, el fin de un ciclo en 2001...

La tentación de calificar Historia de Roque Rey como aspirante a "novela total" es grande, pero el texto no sugiere esa pretención. Es la vida de un personaje y de su entorno social (o viceversa) contado desde la literatura y la experiencia en ella (es el sexto libro de Romero), lo que da como resultado un libro que se disfruta, se extiende más allá de sus páginas y nos deja con ganas de (aún) más.


LA COLMENA DE CRISTAL (de P.M.Hubbard), por Pablo Ariel Varela

LA COLMENA DE CRISTAL
de P.M.Hubbard
La Bestia Equilátera, 2014
por Pablo Ariel Varela



En ciertas ocasiones los deseos son nuestra mejor representación, ellos hablan por nosotros, hasta me animaría a decir, que en el fondo somos lo que deseamos y/o  los métodos que utilizamos saciar la demanda. Me pregunto: ¿Qué resulta más fuerte el deseo o el amor? ¿Existe realmente una separación entre ambos? Una de las pocas que tengo en claro es entender a deseo como el argumento principal de la posesión.

Recuerdo un ensayo de Éric Marty sobre Barthes  (Roland Barthes el oficio de escribir)  se relata una bella anécdota (resumo) tiempo después de la muerte de la madre de Roland Barthes, Éric decide acompañar a su maestro a la antigua casa a las afueras de París, uno de esos días deciden ordenar la biblioteca, fascinado Éric encuentra una hermosa edición de “los placeres y los días” de Marcel Proust ilustrada por Madeleine Leimare, meses después ya en la ciudad Éric Marty recibe una encomienda de mismo Barthes allí estaba el libro de Proust acompañado de una pequeña nota que decía: "Los objetos, como las personas, deben ser para quienes los desean". Estoy convencido (dejando de lado los artificios de la retorica) los deseos siempre nuestro principal y más sincero argumento.

El escritor británico Phillip Maitland Hubbard en La colmena de cristal (1965) nos presenta deslumbrante historia de deseos y argumentaciones. La novela narra la vida de Johnnie Slade, un apasionado coleccionista de cristal antiguo, Johnnie se entera de la existencia de una pieza única y fascinante, un plato de cristal del siglo XVI llamado: “La Tazza Verzelini”, la historia de la cristalería apenas tiene registro, fue construido por Giacomo Verzelini, se presume el plato formaba parte un regalo del artista a la reina de Inglaterra y unas pocas fotografías de mala calidad aparecidas en una publicación especializada, suponían su existencia ya que la pieza no aparecía fuera de todos catálogos.

El cristal antiguo, al igual que los Stradivarius, representa uno de los últimos milagros de la manufactura, P.M. Hubbard relata: “(el cristal antiguo) es un producto característico del último florecimiento de nuestra civilización, antes de que la revolución industrial trajera prosperidad y mecanización. Fue entonces cuando empezaron a agregarle carbonato de sodio al cristal, incluso hasta al de buena calidad, hasta transformarlo es pasta barata”. Estos detalles de época sumada a la fragilidad del material convierten a la “La Tazza Verzellini” en una pieza de un valor incalculable donde el valor de la antigüedad supera a la pieza artística. “El cristal no puede repararse ni soldarse; no se puede moldear de nuevo ni se lo puede pulir. (…) Cada segundo en la existencia de un cristal antiguo es un segundo robado a una destrucción largamente postergada. El milagro de su sobrevivencia casi supera al milagro de su creación” (P.M. Hubbard).

Tras una minuciosa investigación, a base a la pobre información recolectada de la revista “Cristal antiguo” y más específicamente su editor Mr. Levinson, viejo colega recientemente fallecido en circunstancias poco claras. Johnnie Slade se dirige  a “Dunsteet” una ciudad (ficticia) ubicada a 150 millas de Londres cerca de la costa sur de Inglaterra, allí en una casa de subasta conoce a la recepcionista Claudia James, contendiente irresistible, nuestro personaje se enamora,  a partir de este suceso, P.M. Hubbard, crea una verdadera "colmena”, trama apasionante donde el asombroso entretejido de sucesos y personajes se hilvanan con los detalles más mínimos y siniestro, donde los deseos se confrontan y Johnnie está obligado a elegir entre el lujurioso amor de Claudia ("femme fatale") o la misteriosa "Tazza Verzlini" a medida que avanza la novela, se personifica, objeto delicado e inmortal  que amplifica su obsesión a puntos limites.


Para finalizar: La Colmena de Cristal de P.M. Hubbard resulta una novela agradable y donde la intriga es manejada con maestría, capítulos cortos y regulares, con marcadas características del genero de suspenso, dejan al lector expectante hasta las últimas líneas, a la espera de una nueva traducción en castellano.

EL INCENDIARIO (de Egon Hostovsky), por Pablo Ariel Varela

EL INCENDIARIO
de Egon Hostovsky
Fiordo Editorial, 2014
por Pablo Ariel Varela



"Y el mundo se transforma para siempre en un reino de sombras muy diferentes a las siluetas que las proyectan. Uno ya no cree en los recuerdos, no cree en su memoria. Permanece igual en el centro de los cambios. Se enferma de aislamiento" Egon Hostovský.

Egon Hostovský escritor nacido en 1908 Hronov República Checa en el seno de una familia pequeño burguesa judía dedicada a la producción textil, pariente lejano de Stefan Zweig en 1939 tras la ocupación alemana emigro a Estados Unidos, regreso a su país natal en 1946 donde ejerció tareas diplomáticas hasta 1950 tras conflictos con el régimen comunista se instalo definitivamente en Norteamérica donde falleció en 1971. Su obra está influenciada por su origen judío y el exilio, pese de contar con varios títulos es un casi inédito en castellano a excepción de El complot editada en 1976 por Plaza Janés, El incendiario es la segunda novela traducida directamente del polaco por Elena Buixaderas.

¿Cómo encasillar El incendiario? Como una novela psicológica, un juego de "sombras y siluetas". Las sombras del lugar donde trascurre la novela Zbecnov un pueblo perdido en las montañas de Boehmia "… un lugar olvidado, ignorado con justicia ya que en él no nació ningún hombre o mujer celebre..." ; las sombras de sus habitantes y un lugar clave la posada "la paloma de plata" de Josef Simon y su familia; las sombras muy distintas a los personajes que reflejan. Bajo la figura de un rustico posadero Josef Simon "Era el tabernero ideal: a nadie creía nada y le daba la razón a todo el mundo. Sólo representaba una verdad, la verdad de la hospitalidad llevada en la sangre" tras la muerte de su padre (el viejo Simon) a los 43 años, repleto de deudas se vio obligado en casarse con la mayor de las tres la hijas de "un rico campesino de un pueblo vecino" a cambio de seis mil monedas de oro. Con ella, veinte años menor, pálida, débil estereotipo romántico de la esposa infeliz, tuvieron dos hijos Eliska y Kamil. La aparente tranquilidad desaparece a medidas que los hijos van entrando en las adolescencia, las rebeldías de los hermanos y la aparición de Dora, amiga de Eliska, rechazada por los padres, genera un amor enfermizo en Kamil, hace estallar la crisis familiar.


Con pocos elementos, un marco de un pueblo convencional, Hostovský crea un simple conflicto familiar, una trama espesa y sofocante (sin por eso sacrificar la ironía) se apoya en el clásico tópico: «pueblo chico, infierno grande» sin perder efecto, al contrario, la historia llega a una cima con la figura de un anónima del "incendiario", personaje extraño que amenaza con el destruir el pueblo dando lugar a un sinfín miedos: el enemigo externo/interno, el "miedo divino" "Dies Irea" la falta de fe (el fuego como peste), la superstición y a la oscuridad profunda que revela la humanidad amenazada por lo desconocido y un final inesperado para sellar el relato.

EL CHICO DEL ATAÚD (de Gustavo Di Pace), por María Vilarullo

EL CHICO DEL ATAÚD
de Gustavo Di Pace
Alción Editora, 2014
por María Vilarullo


Gustavo di Pace, en su tercer libro de cuentos, El chico del ataúd, logra compilar una extraña pero intrigante variedad de relatos. Estos pueden empezar llegando a nosotros desde un rincón oscuro del cuento y terminar convirtiéndose en una reflexión sobre la especie humana en su eterna existencia metafísica como en La visitante. También escruta la mente de un simple empleado de la morgue dónde las únicas reglas son no dejarse llevar por la imaginación, a pesar de que él mismo comienza a comprender que el cuerpo sobre el que está redactando un informe desvía a su mente de su análisis mecánico, para dar lugar a lo que uno siempre teme: dudar sobre la veracidad y/o caracter moral de lo que nos manda un superior (Dios guarde a vuestra señoría)

Por otro lado, La Bacinilla es un cuento impactante, que nos ubica en el tiempo unos minutos pasada la muerte de Domingo Faustino Sarmiento y su última fotografía, la del difunto en su sillón de lectura. Con un maravilloso planteo sobre la eternidad, Di Pace nos deja fascinados con sus últimos párrafos en los que el fotógrafo se lamenta, pues, ha violado las reglas, ha inmortalizado a Sarmiento y "(...)legará al futuro la humanidad que nadie quiere mostrar".

Otros relatos como  ¡Basta de aplausos!El chico del ataúd  andan trás la búsqueda de respuestas en los sueños, o en las peadillas (Aquiles Manzi en busca de una pesadilla). El mismo nos traslada a través de la mente de un hombre que lucha por  tener paz en la vigilia buscando recordar sus sueños, cuando comienza a obsesionarse con un asesinato que se repite todos los días a la misma hora y el cual supone perfecto para recordar.

En el cuento El chico del ataúd Di Pace explora su propia interpretación onírica en el dilema que se le presenta en un sueño recurrente que lo tortura y atormenta: abrir o no abrir el ataúd de su padre, el cual carga como un niño en el mismo de un lado al otro por el barrio de su infancia mientras sus vecinos se burlan de él, y cuya respuesta en realidad figura en una frase a mitades del relato: "los ataúdes no están hechos para abrirse, sino para cerrarse". Con estas reflexiones nos deja pensando Di Pace de qué manera liberamos nosotros a nuestros muertos, o nos liberamos al menos nosotros.

EN UN LUGAR SOLITARIO (de Enrique Vila-Matas), por Gimena Barca

EN UN LUGAR SOLITARIO
de Enrique Vila-Matas
DeBolsillo, 2014
por Gimena Barca



Finalmente el lector de Vila-Matas podrá leer sus primeras obras narrativas, imposibles de encontrar en librerías, reunidas en un solo volumen. Abarca los trabajos escritos de 1973 a 1984, comprendiendo cinco libros.

En un lugar solitario, que es también el título del volumen, muestra los primeros intentos de Vila-Matas por tener un estilo propio, quizá con la intención de hacer gala de “modernidad” o “vanguardia”, y ese es el único motivo aparente para que la nouvelle esté escrita sin puntos ni coma, lo cual la hace bastante árida a la lectura. 

La asesina ilustrada es un texto breve, donde el autor ya prefigura lo que luego será una constante en su obra: un ida y vuelta con la realidad y la ficción, un juego intertextual. La nouvelle trata de escribir una novela que provocara la muerte de quién la leyera. Cuenta el propio Vila-Matas que le comentó este proyecto a Marguerite Duras (él estaba en París y ella era quien lo hospedaba) y ella le dijo que era imposible de hacer, que ningún libro era como la tumba de Tutankhamon. Rindiéndose ante lo imposible de la idea, se manejó en los márgenes de la ficción y del texto, y escribió esa historia como una ficción. Este es, sin lugar a dudas, el mejor texto del libro.

Al sur de los párpados, otro momento destacado entre las obras presentadas en este libro, donde el tema central, que parece no tenerlo, es el de la mujer como destructora y creadora, y también el de la madre-amante. El Edipo y el castigo. Una particularidad es que los nombres de los protagonistas son Joyce y Stein.

En Nunca voy al cine, es un libro de cuentos, con altos y bajos, que nos acerca al primer Vila-Matas cuentista, género que no cultivo con la misma asiduidad que la novela. 

En Impostura, que cierra el tomo, habla sobre su posible ubicación en la literatura, algo así como que teme que, luego de la publicación de cada libro, el lector descubra que él en realidad no es un escritor. Mentira o falsa modestia, los lectores de Vila-Matas saben que no hay nada que descubrir al respecto: él es uno de los más importantes autores españoles de los últimos tiempos.

PAYASADAS (de Kurt Vonnegut), por Leonardo Vascal


PAYASADAS
de Kurt Vonnegut
La Bestia Equilatera, 2013
por Leonardo Vascal



Los valores familiares es el tema de la novela Payasadas, del genial Kurt Vonnegut. La trama es una historia de Wilbur Swain, el último presidente de los Estados Unidos. Él ocupa esa posición, debido a la falta de interés, no porque el gobierno haya sido derrocado o destituido. La historia tiene lugar en un futuro lejano cuando se agotan en la Tierra los suministros de los combustibles fósiles. Ya no existen redes de comunicación. Después de dos o tres meses en la Casa Blanca sin mensajes ni señales del exterior, Swain va a ver lo que está haciendo el duque de Michigan. 

Wilbur gana la Presidencia con un lema de campaña que alega que no habrá más soledad (“Nunca más solos”) Su argumento es que los tiempos modernos han destruido el tejido de la familia tradicional. Su solución es asignar a todos un nuevo nombre. La primera parte de este nombre es un animal, vegetal, o mineral seguido de un número del uno al veinte. Si la primera parte de un nuevo nombre coincide con el de otra persona, esos individuos serán primos. Si el nuevo nombre es una coincidencia exacta, serán hermanos. De esta manera todo el mundo inmediatamente gana 190.000 primos y 10.000 hermanos y hermanas. Estas nuevas familias artificiales reemplazan a los hogares tradicionales y deben cuidar mutuamente de sí. La gente empieza a sostener que si alguien sabe de un familiar involucrado en un comportamiento cuestionable, no debe llamar a la policía, sino a otros 20 miembros del clan. 

La descripción anterior es apenas la punta del iceberg de Payasadas: Vonnegut explica la construcción de las pirámides, cómo los chinos se sobrepusieron a la cuestión de la población y explora los problemas asociados con la adicción a las drogas. La historia es divertida y a la vez conmovedoramente triste. 

Es una típica novela delirante de Vonnegut, donde la desesperada carrera hacia el bienestar y el éxito es desmenuzada sarcásticamente, el american dream ridiculizado y la tristeza (a la cual él no es para nada ajeno) se hace presente. Un clásico contemporáneo.


PESTE Y CÓLERA (de Patrick Deville), por Federico Rodriguez

PESTE Y CÓLERA
de Patrick Deville
Anagrama, 2014
por Federico Rodriguez



La cálida primavera de 1940 todavía persiste en la imaginación francesa. Las tropas alemanas se encuentran en las puertas de París, camiones y columnas de refugiados huyen de la ciudad más culta del mundo. Así comienza la asombrosa novela de Patrick Deville Peste y cólera: en ese punto de corte para Francia y lo francés, meditando sobre una herida que no ha sanado adecuadamente. 

Pero hay una historia familiar que Deville tiene en su mira, en este libro que se ha ganado a los críticos en Francia, y además tres importantes premios literarios. En el corazón de la novela está la biografía realista y algo mágica a la vez de Alexandre Yersin, científico y colonialista francés que descubrió la bacteria responsable de la peste bubónica. No muy conocido en el mundo e igual de olvidado en su país adoptivo (era Suizo en realidad), el anciano Yersin sube al último avión de París en mayo de 1940, dejando atrás el infierno Europeo para vivir sus últimos días en el Vietnam colonizado por Francia.

Al volver a contar su historia, que nos lleva desde los laboratorios de París de Louis Pasteur hasta el borde del Imperio francés en Vietnam, Deville ha creado un fascinante calidoscopio a través del cual se puede acceder a la historia de Francia y al colonialismo francés de esa época.

A partir de fines del siglo XIX, en el corazón de una civilización que cree que ha "llegado a su punto máximo", Yersin es seguido a través de las etapas de su vida por el propio escritor que registra sus acciones página tras página con una prosa directa y fluida: siempre en tiempo presente y siempre con un ojo puesto en la oscuridad del "siglo de barbarie infinita" que hay por delante. 

Yersin pertenece al siglo de los "sueños de progreso infinito": sueños que a lo largo de su vida se traducen en dos fronteras, la ciencia de la microbiología, y el más siniestro colonialismo europeo. Finalmente no sabemos si celebrar o llorar la vida de Yersin.

Sin duda, un hombre brillante cuyos descubrimientos a beneficiado a millones, nuestro protagonista también es un ser carente de relaciones humanas cercanas, alguien a prueba de la pasión desde la infancia. Está tan lejano a los afectos básicos como también lo está el "paraíso" colonial que creó en Vietnam, con respecto a las guerras y al horror que lo circundan. Paradójicamente, el resultado final de sus avances en la medicina será el de aislar al microbio más mortífero en la historia de la humanidad, la peste bubónica. 

Peste y cólera funciona, así, como un Corazón de las tinieblas más contemporáneo, una fábula moderna de descubrimientos, avances y pérdidas.



HOTARU (de Sancia Kawamichi), por Federico Rodriguez

HOTARU
de Sancia Kawamichi
Del Nuevo Extremo, 2014
por Federico Rodriguez


El género policial se impuso en los últimos años en Argentina (y parece que en gran parte del mundo) de la misma manera en que hace unos años se habían impuesto los vampiros (feos, lindos, jóvenes, que salían al sol, que vivían de noche, que eran mezcla de hombres lobos, que intimaban con licántropos, etc, etc) ¿Es una moda? Hay que descreer de ciertas "modas", ya que el policial es un género que desde Edgar Poe hasta hoy, cosechó más de un clásico literario, dio autores inolvidables y también olvidables, y es un género que nunca desapareció y siempre tuvo sus lectores fieles. El hecho de que ahora sea más respaldado editorialmente, no quiere decir ni que el policial hubiera estado muerto ni que este fenómeno editorial sea simplemente una moda impuesta. 

De todo esto da constancia el BAN! (Buenos Aires Negro), un ciclo anual con sede en el Teatro San Martín que, con varios días de duración, sirve de muestrario de lo más destacable de la literatura policial y negra que se está escribiendo y publicando en Buenos Aires y otras partes del mundo. La Editorial Del Nuevo Extremo organiza un concurso dentro del marco del BAN!, y el ganador de este año ha sido Sancia Kawamichi con su hiperviolenta y delirante novela Hotaru.

Algo de la biografía del propio autor se cuela en las páginas de Hotaru. Por un lado, la ascendencia japonesa de parte de su familia paterna: (Su abuelo era un japonés tintorero que también se dedicaba a participar en peleas callejeras en la zona sur de la ciudad de Buenos Aires) Ese abuelo tan particular se refleja en la ficción de Hotaru. También hay geishas, luciérnagas y cierta fatalidad japonesa que le dan un toque extravagante a la novela. 

Por otro lado, también existen elementos vernáculos que aportan a hacer de Hotaru un policial fuera de lo común: viejas que añoran el regreso de Peron, montoneros, clandestinidad y violencia. Un secuestrador que es uno de los personajes más perdurables de la novela, por una característica: tiene miedo de exigir el rescate. 

En qué medida Hotaru tiene destino de clásico del género o no, es algo que solamente el tiempo dirá. De a momentos es abrumadora la cantidad de cosas que ocurre, y quizá el lector tenga demasiado para asimilar. No es recomendable para almas sensibles y estómagos flojos, lo cual, tratandose de un policial negro, es todo un elogio. En definitiva, Hotaru es un policial clásico y a la vez no, cargado de humor negro y coloreado de sangre. ¿Qué más se puede pedir?



FLECHAS DE PLATA (de Walter Kappacher), por Damián Crespo

FLECHAS DE PLATA
de Walter Kappacher
Adriana Hidalgo, 2014
por Damián Crespo



Luego de la Segunda Guerra Mundial, se dio un género literario casi exclusivo a alemanes (y por extensión a autores austríacos) que podría denominarse algo así como: "Literatura de la Culpa, o de cómo limpiamos nuestras conciencias sucias" 

Muchos autores cayeron en la tentacion (o en la necesidad) de incurrir en este género, con diferentes logros: a veces eran panfletos o meras fábulas con buenos y malos, y a veces los resultados eran grandes libros. Como ejemplos positivos se pueden citar a Günter Grass, Harmut Lange, Thomas Bernhard, Bernard Schlink (más por El Lector que por el resto de sus libros) y ahora se podría agregar a Walter Kappacher (considerado uno de los mejores autores austríacos vivos) y su libro Flechas de plata, recientemente publicado en la argentina por la siempre exquisita editorial Adriana Hidalgo. 

¿De qué trata Flechas de plata? Mientras viaja por Italia e intenta destrabar la relación conflictiva con su novia y su padre, el protagonista de este libro (Mautner), periodista deportivo y aficionado a los autos de carrera, descubre de casualidad un museo dedicado a corredor Tazzio Nuvolari. Es entonces que decide dar un paso que cambiará su existencia: escribir un libro sobre los autos de carrera conocidos como "Flechas de plata" Y también sobre la muerte del piloto Bernd Rosemeyer el 28 de enero de 1938, cuando intentaba romper un récord mundial de velocidad conduciendo un Flecha de Plata. 

La búsqueda de datos y testimonios, lo llevan hasta Paul Windisch, un ingeniero austríaco de 85 años que está internado en un geriátrico.

A partir de ese encuentro, y del testimonio de Windisch (que se expresa en largos monólogos), van cayendo los velos de la historia y se revelan verdades ocultas que resultan insospechadas: existía relación entre los ingenieros y los técnicos y el gobierno nazi. La maquinaria de propaganda nazi detrás del interés que había por demostrar al resto del mundo la capacidad irreductible de la tecnología alemana.El desarrollo de armas secretas que no llegaron a incidir en el curso de la guerra. Campos de concentración. En definitiva: un cóctel oscuro y escalofriante.

Flechas de plata echa luz sobre esa especial comunión que se dió durante el nazismo, entre el culto a las máquinas y la superación tecnológica y la ideología fascista.



EL DOBLE. DOS VERSIONES:1846 Y 1866 (de Fiodor Dostoievski), por Juan José Burzi

EL DOBLE. DOS VERSIONES:1846 Y 1866
de Fiodor Dostoievski
Eterna Cadencia, 2013
por Juan José Burzi


El doble. Dos versiones: 1846 y 1866, de Fiodor Dostoievski, editado por Eterna Cadencia, es tres libros en uno. Dos de estos “tres libros” son las diferentes versiones que escribió Dostoievski de la historia de Goliadkin, un funcionario oscuro, mediocre y ambicioso que desea ascender en su cargo siguiendo diferentes caminos. Por un lado, mantener la impostura en sus formas y en su comportamiento con la finalidad de ir superando a sus competidores laborales: y por otro, teniendo estudiado a esos competidores y, por lo tanto, adelantándose a lo que ellos piensan hacer. Pero inesperadamente surge un escollo en el camino de Goliadkin: un personaje idéntico a él, que el lector no llega a discernir si es un producto de la agobiada mente del protagonista (una historia psicológica), si es un doble real (o sea, una historia fantástica), o si es todo una representación, una alegoría de lo que se estaba viviendo en Rusia en esos años (una alegoría o crítica social). Ese doble actúa como Goliadkin jamás lo hubiera hecho, es idéntico a él en lo físico, pero totalmente opuesto en su accionar. 

Dostoievski creía que esa iba a ser su gran obra maestra, y sin embargo pasó casi desapercibida, y en los casos en que los críticos se fijaron en ella, fue para destruirla. El propio Dostoievski renegó de El doble, y se dijo que la reescribiría, labor que realizó veinte años más tarde, modificando especialmente la segunda parte del libro. 

Pero hablamos de “tres libros en uno”, y el tercer libro, por llamarlo de alguna manera, es el extenso estudio preliminar escrito por el traductor de El doble al castellano, Alejandro Ariel González (1), quien nos ubica magistralmente en el contexto en el cual fue escrito el libro, lo que sucedía en Rusia, en el mundo y con Dostoievski. Este estudio preliminar revaloriza el libro para un lector contemporáneo y no tan inmerso en la historia Rusa ni en los movimientos literarios de la época, es una puesta en valor de un libro que en su momento pasó desapercibido por el público y la crítica, pero con los años fue ganándose un lugar dentro de la gran obra de Dostoievski, para muchos el más grande escritor de todos los tiempos.


(1)Alejandro Ariel González obtuvo, en Septiembre de este año, el Premio Lee Rusia, destinado a la mejor traducción de obras de la literatura rusa a idiomas extranjeros.







EN AUSENCIA DE GUERRA (de Edgardo Cozarinsky), por Juan José Burzi

EN AUSENCIA DE GUERRA
de Edgardo Cozarinsky
Tusquets, 2014
por Juan José Burzi

La literatura argentina ha dado, con diferentes resultados (los más desastrozos) novelas y cuentos donde se trata la problemática de los 70s. Los años de plomo suelen ser edulcorados ideológicamente, por uno u otro "bando", más de lo que la imposible "imparcialidad" permite. Se sabe que todo testimonio (ficcional, o histórico) es político, que la mirada del autor tiene un filtro, una postura. En el libro recientemente editado de Edgardo Cozarinsky, En ausencia de guerra, no se advierte otra postura que el desencanto. Es un buceo en los años del pasado, un trabajo casi detectivesco que nos ofrece la trama para con los 70s y con la condición humana. 

Daniel, el protagonista y narrador es un argentino que, al regresar a París (su lugar de residencia años atrás) se encuentra con una historia que lo retrotrae a los 70s. Una carta y un paquete lo llevan a pensar en una antigua amiga, cuyos hijos habían militado en una organización subversiva en Argentina. Uno de ellos traiciona a su bando (la guerrilla) mediante un arreglo con su suegro, alguien que trabajaba en los servicios de inteligencia, o sea, su supuesto “enemigo”. Fingen un secuestro, y el dinero del mismo va a parar a una cuenta secreta en suiza. 

Es entonces que la historia se divide entre la argentina y suiza, y entran en juego otros personajes, ya en la actualidad. Abogados, un argelino que sabe de la represión por haberla vivido muy de cerca en Argelia, una joven mujer. 

Todos tienen algún fantasma que matar o vengar, en todos, así como en la historia de Daniel, el pasado se entromete con el presente dejando en claro que nunca se terminan de enterrar los errores cometidos en una generación pasada. En esto Cozarinsky obtiene el mayor logro de En ausencia de guerra: contar una historia donde los ideales deberían ser sendas por las cuales se transitó, y sin embargo resultaron ser excusas o mentiras creídas por algunos solamente. Una historia sin “buenos” ni “malos”, sin épica, sin maniqueísmos. Una historia donde el autor, escudado en una escritura sólida y sin fisuras, parece sostener que el sueño se acabó, ni más ni menos. 



CORTÁZAR EN MENDOZA. UN ENCUENTRO CRUCIAL (de Jaime Correas), por Diego Gentile

CORTÁZAR EN MENDOZA. UN ENCUENTRO CRUCIAL
de Jaime Correas
Alfaguara, 2014
por Diego Gentile


2014 es el centenario del nacimiento de Julio Cortázar, y como no podría esperarse otra cosa, su obra fue reeditada y también fueron editados libros sobre él. Cortázar en Mendoza. Un encuentro crucial es uno de ellos. 

Escrito por Jaime Correas, periodista de Medoza, este libro es un ampliación de otro que Correas editó en 2004 Cortázar, profesor universitario. Sin embargo, como el mismo autor declara, se trata de otro libro. En este volúmen el lector se encontrará con casi 30 poemas muy poco difundidos de Cortázar, nuevas anécdotas, apuntes de clases que estaban depositadas en la Universidad de Princenton... pero quizá lo más valioso del libro sean las diferentes hipótesis que presenta Correas sobre la importancia de Mendoza (o mejor dicho: "de la época que Cortázar vivió en Mendoza", que fue menos de un año) en la carrera del escritor.

Entre 1944 y 1945, Cortázar se desempeñó como profesor de Literatura en la Universidad de Cuyo (era nueva en ese entonces). El período fue muy breve, debido a los desencuentros con el gobierno peronista. 

En Mendoza Julio Florencio Cortázar deja atrás el seudónio de Julio Denis para firmar como Julio Cortázar en forma definitiva. También es donde puede hacer lo que le gustaba, según lo expresa en una carta: dar clases de literatura. Y finalmente, según especula Jaime Correas, es en Mendoza donde Cortázar se encamina a ser el autor que todos conocemos. Allí escribe cuentos que luego decide no publicar, pero que póstumamente se conocieron bajo el título de La otra orilla, y también, según desentraña Correas, Cortázar escribe Casa Tomada, inspirado en un sueño que posiblemente fue inspirado por un grabado (llamado Casa vieja) de su amigo mendocino Sergio Sergi, artista al que vuelve a visitar treinta años más tarde, cuando luego de la asunción de Allende en Chile, Cortázar ingresa a la argentina por Mendoza.

En esa última visita, dirige una carta al diario Los Andes, que cierra diciendo: "Para un viajero del mundo que siempre llevó consigo a su Argentina y trató de decírselo con libros, qué recompensa me das hoy, Mendoza, puerta de mi casa, amiga fiel que me sonríe”. 

Quizá Correas exagere un poco la importancia que tuvo esa breve estadía en Mendoza (porque sino, ¿qué decir de Buenos Aires, y hasta de Chivilicoy, lugar donde enseñó antes de ir a Mendoza?), pero es indudable que ese año coincidió con una etapa de cambios y replanteos en la vida de Cortázar.

Cortázar en Mendoza. Un encuentro crucial es un libro importante para los estudiosos del genial escritor, para sus lectores y hasta para los curiosos que aún no se adentraron en sus mundos fantásticos.

CHICAS BAILARINAS (de Margaret Atwood), por Damián Lorenzo

CHICAS BAILARINAS
de Margaret Atwood
Lumen, 2013
por Damián Lorenzo

La narrativa de Margaret Atwood tiene un estilo cortante como el de un cuchillo, a veces todo un argumento se define por una frase, por un balanceo en el sentido.
Chicas bailarinas es una coleción asombrosa por tratarse de un primer libro de cuentos. Por lo menos la mitad de estos catorce relatos son memorables. El marciano, por ejemplo, es una trama que no se borra fácilmente. Describe a un estudiante extranjero, con lentes gruesos, poco atractivo, algo obstuso y persistente. Es de un país de oriente, el cual no se nombra, que está en guerra. Este estudiante se siente atraído por una chica americana con sobrepeso, y resulta inolvidable la forma en que es despreciado una y otra vez por la joven. El lector quiere tomar partido a favor del estudiante, luego a favor de la joven, pero en definitiva, el cuento termina causando risa.
Algo cercano a ese relato se encuentra Joyería capilar, donde la protagonista es una joven mujer que compra ropa en oferta (a veces de otra medida) y viste algo ridículamente. El cuento trata sobre la atracción patética de la joven por la tragedia y la desesperanza. Aún antes de comenzar un asunto amoroso, la joven se regocija imaginando su final. Al igual que con El marciano, el relato provoca risa, pero también encierra una sutil incomodidad, quizá producto del sentimiento de mala conciencia que despierta la destreza de Atwood en el lector.
En Polaridades, el frío brutal de una ciudad del norte está tan presente que parece un personaje más en la trama. En ese escenario, resulta aún más chocante la toma de conciencia de un grupo de amigos acerca de la locura de uno de ellos. Se trata de Lousie, cuya lógica al principio parece extravagante, new age, cándida, pero a medida que transcurren las páginas se deja entrever la locura en toda su crudeza.
De hecho Polaridades podría ser el título de varios de estos cuentos, debido a la especial preocupación de Atwood en cómo ciertas pesonalidades naturalmente opuestas interactúan entre sí, molestándose, chocando, envidiándose. Betty, por ejemplo, presenta a una mujer sumisa y casera que no le interesa la mitad de lo que le interesa su marido a la niña que narra. Sin embargo, cuando la narradora crece, sus percepciones cambian: el marido no le interesa más, pero sí Betty.
Dar a luz trata de la dualidad entre la felicidad por estar a punto de ser madre y el rechazo que ese mismo hecho produce en la mujer en cuestión. Como dos personas viviendo en un mismo cuerpo. Es angustiante el sentimiento esquizofrénico que despierta el relato.

Estos y el resto de los relatos testifican la voz propia y original que tenía Atwood en su primer libro de cuentos. Una mirada de una rara intensidad y de inteligencia excepcional. Con momentos de fantasía y humor, y hasta de una inesperada violencia. 

ARAB JAZZ (de Karim Miské), por Leonardo Vascal


ARAB JAZZ
de Karim Miské
Adriana Hidalgo, 2014
por Leonardo Vascal 



¿Cuántas novelas con el multiculturalismo como eje central faltan aún escribir? En Europa hace tiempo ya que este fenómeno inmigratorio es una realidad candente y muchas veces controversial. Karim Miské escribió Arab Jazz, un thriller que es más que un policial, sino un fresco de época. 

Ahmed Taroudant es uno de los personajes del libro. Él es hijo de musulmanes, sin embargo no practica su religión, su real devoción son las novelas policiales. Vive recluido en su casa, melancólico, sin vida social verdadera, y siente un amor platónico por Laura Vignole, una atractiva vecina que trabaja de azafata y que, quizá debido a la férrea educación religiosa de sus padres (testigos de Jehová), es más bien reprimida.

Un día Ahmed encuentra el cadáver mutilado de Laura, en medio de una escena del crimen dantesca: simbología religiosa, restos de cerdo... en fin, algo que bien podría haber hecho un loco o un fanático. Y Ahmed decide no contar nada de lo que vio, dado que él tiene un pasado de internación en una clínica psiquiátrica. 

Es en el Distrito 19 de París donde ocurre esto, un punto neurálgico de la llamada "multiculturalidad", donde ciudadanos de todas las nacionalidades y creencias viven uno al lado del otro. 

Los detectives Rachel Kupferstein y Jean Hamelot entran entonces en escena. Ellos investigarán, junto al propio Ahmed, el asesinato de Laura. Y en esa investigación se internarán en diferentes submundos: un grupo de hip-hop que se disolvió, predicadores extremistas que hacen suyas las calles en busca de acólitos, una nueva droga ("la voluntad de Dios") que hace que sus consumidores se sientan dioses, más allá de todo control o límite. 

Para descubrir la verdad detrás de ese horrible crimen, los personajes se moverán, tanto por el Distrito 19, como por las sensuales calles parisinas o las sinagogas de Nueva York. Católicos, judíos jasídicos, musulmanes salafistas, corrupción policial, trata de blancas, son algunos de los ingredientes que tiene Arab Jazz, lo cual hace que sea una novela compleja pero a la vez fascinante.

Se puede inferir un trabajo alrededor de la sentencia de Marx: "La religión es el opio de los pueblos" Tanto adictos como fundamentalistas buscan llenar su vacío existencial a través de la droga unos y la religión otros. Por eso lo sugestivo de la nueva droga ("la voluntad de Dios") que aparece en escena y que es otro de los ejes de esta novela.

Arab Jazz es el debut literario de Karim Miské, algo sorprendente por el inmejorable manejo de la trama que demuestra tener, y también de los personajes. En 2012 obtuvo el premio Grand Prix de Literatura Policial.

NEGRO SOBRE BLANCO (de Esteban Quirós), por Florencia del Campo

NEGRO SOBRE BLANCO
de Esteban Quirós
Ártese quien pueda, 2013
por Florencia del Campo






¿Transformación o torción? ¿Metamorfosis, mudanza? O: ¿distorsión, deformación? No sé, no sé: otra… “La muy turra era otra. Otra”.
¿Y quién era ahora?, ¿una cucaracha? No, no: “Otra. La muy turra era otra”. ¿Y quién era antes?, ¿Gregorio Samsa? No, no: antes había sido su mujer, y después era otra; “la muy turra era otra”.
Negro sobre blanco es la primera novela de Esteban Quirós, que antes de ser publicada ya había resultado finalista del Premio Herralde 2006.
El narrador es “un muchacho de clase media con una vida armada casi por completo recién cumplidos los treinta”: un empleo en un banco, los ahorros en efectivo guardados en un cajón, una suegra que parece exigir descendencia y a la que odia sobre todo porque  odiar a la suegra es deporte nacional, una novia-mujer guapa con buen culo que trabaja de secretaria de un médico, un departamento más amplio que para dos en el barrio de Monserrat, una infancia en Mar del Plata, un compañero de trabajo compinche, unas cervezas después de la oficina, unas caminatas del microcentro hasta la casa, y un psicoanalista.
Pero un día se despierta y su mujer ya no es la que era, se ha convertido en otra. ¿Cómo en otra?, será la pregunta que le hagan Gauna, su compañero de trabajo, y su psicoanalista; y él responderá: “Otra. La muy turra era otra”. Desde entonces, la vida de este joven no va a hacer más que entrar en un declive vertiginoso cuyo eventual golpe final intentará amortiguar con la ayuda de su psiconalista Maidana, “el profesional de la interpretación del inconsciente” que responde con gestos típicos del estereotipado analista freudiano-argentino tales como llevarse el dedo índice al borde de los anteojos, sentarse sobre una nalga y solo una, usar un Mercedes Benz, no reaccionar ante una lluvia de insultos, abusar de los silencios y la parsimonia, y tener un cuadro de Freud colgado sobre su cabeza que funciona “como una suerte de vigilante superyoico y paternalista (…) doctor Freud de las alturas”. Pero el psicoanalista Maidana tiene la posión mágica si no para solucionar los problemas, para mantener(se) en la vereda del trabajo constructivo de y en análisis: poner negro sobre blanco.
Una novela que abre con una cita de El sueño de los héroes de Bioy Casares para darnos la pista de que lo que leeremos será un homenaje a esa obra clásica de la literatura argentina de mediados del siglo XX. Un Gauna en Negro sobre blanco con su amada Clara que invocará a aquellos entrañables personajes de Villa Urquiza o Saavedra. Un repentinismo fantástico que altera el orden de las cosas y de la vida cotidiana. Y otro Maidana…




Entrevista a OFELIA GRANDE

Entrevista a Ofelia Grande.








Ofelia Grande es directora de la prestigiosa Editorial Siruela desde 2002. De visita en Argentina en el mes de Abril del corriente año, nos pareció que era una voz autorizada para tratar algunos temas inherentes al trabajo editorial, desde cómo escogen un libro a editar hasta la situación actual de la edición digital de libros.

¿Cómo se va nutriendo el catálogo de Siruela?
El catálogo se nutre en gran medida de los siguientes libros de autores que ya son parte del catálogo.  Eso es por lo menos un 30 por ciento del plan editorial anual. Luego están los títulos que nos acercan y recomiendan los agentes literarios… tenemos lectores para eso.

¿Tú lees alguno?
Leo muchos, leo muchos pero no todos, me resultaría imposible. Por ejemplo, la línea infantil tiene su encargada, también tenemos la sección de literatura contemporánea, de ensayo… pero siempre son leídos por alguien de la editorial, además de quien hace la lectura y el informe externo. Si el informe externo es negativo, difícilmente se publique, pero si es positivo, debe pasar por una lectura de alguien de la editorial.

¿Cómo llegaron a Ces Nootebom? Resultó ser un hallazgo.
Llegamos a través de nuestra editora de literatura infantil, que trabajaba en la editorial de Nootebom en Alemania y bueno, ella nos recomendó a este autor.

¿Qué cambios encontraste entre la función que cumplías al ingresar en la editorial y al pasar a dirigirla?
Es que entré a la editorial en el año 2000, y hasta el 2003, 2004 casi, quedé como directora. Pero  yo entré a trabajar adjuntamente con Jacobo (WWW), que fue un maestro de lo mejor, a pesar de que yo venía de una familia de editores, entrar a trabajar en una editorial nueva es siempre diferente. Y cambios que se han introducido… bueno, me propuse abrir un poco los intereses de la editorial a, por ejemplo, una colección específica de narrativa contemporánea, que la creamos cuando aún estaba Jacobo;  con el tiempo abrimos la serie policíaca, que hoy por hoy es de las que mejor funcionan; luego abrimos una colección de no ficción, que apunta a todos los públicos.

No todo el catálogo de siruela puede conseguirse en argentina, ¿a qué se debe?
A la importación. En argentina tenemos un distribuidor que trae la mayoría del catálogo, y lo que no se puede conseguir, se puede pedir. De todos modos sabes que en argentina hay limitaciones para importar, y estamos tratando de solucionar ese problema en estos momentos, imprimiendo aquí, los libros que pueden tener una tirada más alta, como Ítalo Calvino, Clarice Lispector… también hemos co-editado con Grupal, por ejemplo a Junichiro Tanizaki. Grupal son nuestros representantes en argentina.

¿En qué medida crees que estos inconvenientes de importación y edición pueden ser salvados por medio de la edición digital?
Ahora mismo, a través de diferentes medios tenemos disponible parte de nuestro catálogo en formato digital. O sea, llegar, llega, pero es algo diferente a ser capaces de transmitir el interés o darlo a conocer para que a alguien le pique la curiosidad. Tendremos el 30% del catálogo digitalizado. Vamos de a poco. Además, curiosamente, hay autores que no quieren que sus libros estén en formato digital; los libros con imagines no son fáciles de editar, pero poco a poco estamos haciendo ese trabajo.La idea, de aquí a un año, es la de tener el 60% del catálogo listo.

¿Cuáles son los costos de digitalizar los libros? Porque lo que se piensa, sin estar en el tema, es que deberían ser mucho más económicos que imprimirlos.
No es que sea tan costoso, el problema es que en realidad, hoy por hoy, se vende poco en ese formato. Si no se vende una buena cantidad, es poco para la rentabilidad que debería representar un título digitalizado. Sé que hay quejas acerca del costo de los libros digitales, que son más costosos de lo que un usuario de contenidos de internet espera. Es que la impresión no siempre es lo más caro del libro. Hay costos de derechos, de traducción, de corrección. O sea, el libro digital ahorra costos, pero no tantos como la gente imagina. Si el libro no pasara por los procesos que pasa para ser hecho en papel, si fuera pensado para ser hecho directamente digital, costará en ese formato tres veces más de lo que cuesta, dado que no podría absorver sino los costos.

Por otro lado, daría la sensación de que no hay una cultura de lectura digital.
Cultura de lectura digital, aún no hay mucha, pero sí en la medida en que hay gente más joven en el mercado. Menos de 25 o 20 años están metidos en eso sin ninguna decisión previa… ya están en el formato digital. Los niños de 11 o 12 años manejan estos medios mejor que muchos adultos.

¿Y los libros de literatura infantil tendrán más impacto en lo inmediato en el marco digital?
Creo que no porque los niños aún no son propietarios de los aparatos lectores, sino sus padres. Pero eso se dará de a poco.

¿Y la piratería se podrá combatir?
Creo que tenemos que tratar de hacer todo aquello que se pueda para combatirlo. Pero igualmente deberemos tener que convivir con eso, más allá de los nuevos mecanismos que podamos poner en práctica. Creo que hay que educar, educar en que eso es un delito. Nadie es consciente. Implemente dicen “me descargas tal cosa? No piensan que sea lo mismo que entrar en una tienda y llevarse un bolso y salir corriendo.

En la música está el caso de Radiohead, que colgó uno de sus discos y dejo que quien lo descargara abonara una suma que considerara justa. Recaudaron millones. ¿Se podría pensar en que la industria podría buscarle la vuelta por ahí?
Eso es una decisión personal de cada creador. Pero tampoco se puede concientizar a la gente de que el valor de las cosas no puede ser puesto por cada uno.  Una Coca-cola vale tanto y no es mi opinión la que le pone precio, tiene un valor y hay que pagarlo. A lo mejor habría que orientar, plantear la discusión. Es lo que hablábamos antes, hay costos para hacer un libro.

Es que si la contraoferta es no pagar nada, no se puede competir con eso.
Claro, si le preguntas a alguien ¿Cuánto piensas que sale un libro? ¿Qué te parece pagar como para no piratearlo? Es que entre pagar 0,90 y nada, vas a decir nada. La piratería tiene un punto de militancia también: no estoy dispuesto a pagar ni dos euros ni 0,90 , no quiero pagar nada.

La gente paga más gustosa un libro.

Sí, la gente paga más gustosa un libro. Lo tiene en la mano, lo pone en su estantería. La gente le da más valor a un objeto físico. O por lo menos, es lo que aún está sucediendo. Será cuestión de ver qué ocurre dentro de unos años. 

LECTORES QUE NOS VISITAN